Alicante amanece, pero no «desperta» por Josep Fuster i Ortuño

Si es que lo ponen a huevo, perdónenme la frase hecha. Nuestro Ayuntamiento suma y sigue en su actitud hacia la cultura y en su fijación con la juventud. El pasado 23 de marzo cerró las puertas (por lo que parece definitivamente al menos en nuestra ciudad) al Festival «Alacant Desperta». ¿Los motivos? Pues se van a reír, primero se dice que el lugar «no es adecuado para ello» y después que «este tipo de actividades están proliferando» y de paso niegan la posibilidad de que se pueda celebrar en cualquier otro lugar del municipio.En primer lugar, si el sitio no es adecuado, ¿por qué no buscar otro emplazamiento más idóneo en el que estuvieran de acuerdo ambas partes? Y en segundo, y permitan que lance esta pregunta: ¿estas actuaciones están proliferando? ¿Dónde? Por lo que conozco mi ciudad y les he de confesar que la paseo mucho, aún no me he encontrado con muchos festivales promovidos por la juventud, para la juventud y para toda la ciudadanía y que apoyen y promuevan a artistas locales, salvando la excepción de la Semana de la Juventud que organiza el Consell de la Joventut d´Alacant pero que nada tiene que ver con el «Alacant Desperta».
Tal vez el PP entiende que con el montaje que organizan el «Día del Alicantino de Adopción» (que manda huevos el nombrecito), las carpas de autopromoción y las noches del castillo ya tiene bastante cultura nuestra ciudad (sobre todo los que puedan pagarse una cena en esas galas), supongo que a eso se refieren con lo de «proliferan». Tal vez nuestros gobernantes del PP tan solo conozcan a Dyango, al Consorcio (que me encanta dicho sea de paso) y a los panchos, bueno a esos y a los que una gran productora lleve de gira, pero señores y señoras del PP: la música no es sólo aquello que pueden comprar en grandes almacenes.
Me parece que una vez más han vuelto a faltar al respeto a sus ciudadanos y ciudadanas, especialmente a los jóvenes que trabajan por ofrecer a la ciudad una alternativa de ocio cultural, a los creadores de cultura, a los jóvenes compositores, a los que intentan abrirse un hueco en la música y, por último, se lo han faltado a ustedes mismos boicoteando una actividad juvenil que no se basa en el alcohol y sí en ofrecer cultura. Nuestro Ayuntamiento una vez más «making friends» (haciendo amigos).