Duerme Alicante por Fernando Sánchez Ortiz
 


INFORMACION Viernes 7 Abril 2006

Fueron tres días de marzo: en la tierra yerma había brotado un mundo. En apariencia no ocurría nada. A los bordes la ciudad continuaba su rutina. Hubo a quien se le ocurrió visitar las faldas del Castillo de San Fernando y vio hasta qué punto la nada puede transformarse. Alacant Desperta. Estaba el teatro y también las canciones. Estaban las charlas, los debates. Las proyecciones y los recitales. Estaban los puestos informativos y también los artesanales. Estaba sobre todo la multitud, participando, ocupando su espacio, encontrando un efímero punto de encuentro en un lugar que el resto del año es vertedero para perros.
Este año el Ayuntamiento no permite tres días. Nuestros representantes, tan dispuestos a llenar el bolsillo de viejas glorias o fomentar la mercadería de grandes casas de discos, no sólo ignora las propuestas que emanan de los alicantinos para los propios alicantinos y gratis. No se limita a no apoyarlas, a no subvencionarlas en absoluto, a dificultarlas en lo posible, como sucedió en ediciones anteriores. Este año va un paso más allá: no cede el espacio y niega la posibilidad de ceder ningún otro, lo que equivale, de facto, a prohibir el festival.
Este año tendrá tres días menos. Duerme, Alicante, que nada perturbe tu sueño.