ALICANTE La Verdad Domingo 9 de Abril de 2006
Cientos de jóvenes se manifiestan por las calles del centro para pedir el festival Alacant Desperta
O. TOVARRA/ALICANTE

Se trataba de una manifestación pero bien podía parecer una fiesta. Cientos de personas se reunieron ayer por la tarde en el centro de la ciudad para protestar contra la decisión del Ayuntamiento de no conceder la licencia al festival cultural Alacant Desperta y para reclamar una cultura de base.
La protesta salió de General Marvá a las siete y media de la tarde. Malabaristas, músicos, cantautores, grupos de percusión, padres con sus hijos y muchos participantes, algunos acompañados por sus perros, formaban la comitiva, que fue creciendo a medida que comenzaba a marchar hacia el centro de la ciudad. La manifestación, que trascurrió en un ambiente festivo con actuaciones callejeras, grupos de animación y muy buen humor, reclamaba al Ayuntamiento alicantino un lugar donde realizar la que sería la tercera edición del certamen Alacant Desperta.
«Es lamentable que en esta ciudad sólo se preocupen de traer un tipo de música como la de Operación Triunfo, y que la cultura de base o la más alternativa no tenga espacio en Alicante», se lamentaba Javier López, uno de los integrantes de la marcha.
Durante tres horas, los centenares de personas que participaron fueron avanzando por las calles más céntricas de la ciudad causando a su paso problemas de congestión debido al denso tráfico que soporta la ciudad estos días de Semana Santa. El destino final era la calle Altamira.
Frente al edifico del Ayuntamiento, los organizadores de la protesta leyeron un manifiesto firmado por todos los grupos que forman parte de la plataforma Alacant Desperta, en el que se exigía alcalde la promoción de espacios culturales y de debate en la ciudad.
Una vez terminada la reivindicación, llegó el turno de las actuaciones. Durante una hora, los jóvenes se concentraron en la plaza del Ayuntamiento, donde los distintos colectivos participantes realizaron sus números. Hubo actuaciones de teatro, música en directo, juegos malabares y acrobáticos. El fin de la jornada de protesta se desarrollo sin ningún contratiempo y en un gran ambiente festivo.